in ,

El miedo te hace sobrevivir

paura-di-vivere El miedo te hace sobrevivir

El miedo te hace sobrevivir,es una sensación muy útil que te hace activar los mecanismos de supervivencia pero necesitas aprender a conocerlo y manejarlo.

“Si puedes mantener la calma cuando todos a tu alrededor pierden la cabeza… tal vez no entendiste muy bien la situación… o sabes exactamente qué hacer”

img_9233.x60407 El miedo te hace sobrevivir

El miedo cuando se trata de la defensa personal y la supervivencia es una cuestión sensible y fundamental, tal vez sea el tema central por excelencia sobre cómo sobrevivir a la violencia y cómo prepararse para hacer frente a ella.

Aquellos que han tenido la desgracia de sufrir un ataque saben muy bien que la preparación no puede ser exclusivamente técnica.

Todos nosotros, planeando encontrarnos en una situación dramática, tratamos de elaborar un “plan de batalla” compuesto de hipótesis, y “cosas que hacer en caso…”

Muchas personas llenan gimnasios, cursos de autodefensa y polígonos de tiro, movimientos de entrenamiento y reflejos, cosas que hacer y no hacer, digamos o no, técnicas sobre técnicas para conocer a un atacante pero el entrenamiento técnicamente es necesario pero no lo suficiente, especialmente cuando te das cuenta de que una de las cosas que tienes que aprender a controlar es tu reacción emocional al miedo.

Aquellos que han experimentado malas aventuras decerca, los verdaderos, sin duda han experimentado el terror y su poder disruptivo:

parálisis, la incapacidad para reaccionar y decidir.

img_2873-2 El miedo te hace sobrevivir

Lo que necesitas aprender es de tu psicología.

Como puedes haber leído si sigues este blog es muy importante conocer la psicología del atacante, pero es aún más importante conocer la psicología del atacante, has entendido bien que estoy hablando de ti.

Por lo tanto, la necesidad de entender y predecir sus reacciones al peligro supone una importancia aún mayor que cualquier conocimiento técnico o psicológico de los demás.

Conócete a ti mismo.

El problema es serio y también difícil de resolver, pero entendgámoslo mejor.

Seguramente habrás escuchado directa o indirectamente de practicantes avanzados de artes marciales tradicionales u otras disciplinas marciales, golpeadas hasta la muerte por el chico de la calle sin ningún tipo de formación técnica.

Estos chicos pequeños, independientemente de las razones de la pelea, simplemente estaban endurecidos, malos y acostumbrados a golpear primero.

¡Sí! tienes derecho a atacar primero sin preocuparte por nada.

rad_photo1-1 El miedo te hace sobrevivir

El famoso experimento Rocky Mountain Combat Application Training (RMCAT)

En este sentido, los estadounidenses de Rocky Mountain Combat Application Training (R.M.C.A.T.) llevaron a cabo un interesante experimento.

Han demostrado que el conocimiento “simple” del arte marcial, por completo y avanzado que sea, no implica importantes posibilidades de supervivencia, cuando el oponente es un verdadero luchador callejero.

Los autores del experimento procedieron primero convocando a un grupo de élites algo representativos de diversas artes marciales: karate, tae-kwon-do, boxeo, boxeo tailandés, Kung Fu, Jujutsu, Kickboxing, etc.

Cada uno de estos expertos, fue puesto solo en presencia de un verdadero sobra de prisión, un auténtico bateador callejero, equipado con un traje especial acolchado que puede proteger todo el cuerpo, incluyendo la cabeza.

Las instrucciones dadas a cada participante no fueron atacar, hasta que el energumeno, que producía en comportamiento hostil e insultos intensos, había atacado a su vez.

En caso de ataque era claramente posible reaccionar con todas las fuerzas y con cualquier técnica.

Los resultados fueron asombrosos.

  • En cada oportunidad, el bandido de la calle, después de insultar fuertemente al sujeto, de repente había atacado teniendo lo mejor de los desafortunados.
  • En muy pocos casos, el sujeto, o un experto en artes marciales, había logrado reaccionar con prontitud y eficacia.
  • Las reacciones, cuando hubo, fueron descompuestos, empalados y en cualquier caso incapaces de detener la furia del ataque.

¿Qué ha pasado?

Todos aquellos que tomaron las palizas, independientemente de su nivel técnico, experimentaron el llamado choque de adrenalina por estrés emocional, violencia repentina sin la más mínima restricción.

Frente al comportamiento amenazante y seguro de sí mismos de un verdadero delincuente, y a pesar del contexto “controlado” del experimento, los interesados tenían el miedo de encontrarse en dificultades para reaccionar:

  • algunos, mientras que la detección de la inminencia del ataque, vaciló ese momento que permitió al agresor golpear primero y obtener lo mejor de
  • u otros, dándose cuenta de que estaban a punto de ser golpeados, estaban indecisos y confundidos acerca de qué técnica utilizar, entre los muchos conocidos, dando al oponente tiempo para atacar
  • u otros han encontrado tiempo para reaccionar, pero de una manera torpe, rígida e ineficaz, sin ser capaz de detener la furia del energumeno
  • todavía otros estaban simplemente paralizado e incapaz de reaccionar, mientras que él puso una mano en su cara y los golpeó en el suelo

¿Por qué todo esto?

Porque excelentes atletas en las artes de lucha, capaces de actuaciones extraordinarias en sus respectivos gimnasios, dieron una prueba tan decepcionante??.

Simplemente porque, aunque estaban técnicamente entrenados, no conocían sus reacciones frente al miedo a la agresión violenta e incontrolada y no estaban entrenados para lidiar con ellos.

Es cierto que el experimento tenía limitaciones, y he hablado de esto en una serie de artículos como el de no poder reaccionar hasta que el agresor fue tocado, pero sigue siendo un resultado asombroso.

toon-2 El miedo te hace sobrevivir

Conocer el miedo

Aquellos que quieren aprender a defenderse suelen recurrir a una de estas soluciones:

  • Asistir a un curso de artes marciales o autodefensa
  • Arma (cuchillos, latas de pulverización, puños de hierro, pistola, varias baratijas…)
  • Todas estas cosas juntas, y otras, para los más convencidos

Muchos estudiantes de la clase de artes marciales, especialmente después de su primer aprendizaje, adquieren una sensación de seguridad completamente efímera (y muy peligrosa) sobre su capacidad para defenderse en un contexto real.

Creen que pueden hacer frente a ladrones y violadores, pueden sobrevivir a un bateador malo, endurecido por el dolor, pueden tomar un cuchillo o un arma fuera del camino de un idiota que está allí siendo desarmado, etc.

En algunos casos, fuertes en esta sicumera, abandonan las precauciones de que viceversa seguirían siendo muy útiles, metiéndose en peores problemas.

La noticia a menudo nos da un ejemplo de veteranos de tales experiencias. Pesti, dolorido y desmoralizado, pero afortunadamente sigue vivo, pero también por desgracia algunas víctimas.

Aquellos que pueden contar su experiencia, reportan angustia “del despertar”, con tonos que van desde la incredulidad a la amargura, con declaraciones como “lo que he aprendido no sirve de nada…” o “Nunca podré defenderme…” pero este no es el caso, pero necesitamos un camino largo y complicado, porque no hay varita mágica pero es un proceso y a menudo hablo de esta cosa y es por eso que a menudo escribo artículos que pueden parecer desmoralizantes, pero en algunos casos es necesario desilusionarse a sí mismo, porque te salva la vida.

En este sentido, muchas de las responsabilidades son las instructoras de los diversos cursos de combate, que o bien no se dan cuenta de lo que enseñan, o lo saben y lo siguen haciendo con culpa por la especulación, pero al final este enfoque es muy serio y peligroso.

Un ejemplo típico es que hay una posibilidad real de desarmar a un hombre armado con un cuchillo sin ser cortado poniéndolo en un contexto inexistente e imaginativo, esto no significa que los desarmas no existen y que no se debe estudiar pero no se puede basar la defensa cuchillo pensando en desarmar, no funciona así, es como si su estrategia de tenis es tirar del éxito , ese “disparo” que tienes que saber tirar perfectamente y hacer un punto si la oportunidad sucede, pero no debe ser buscado, desarme no es el enfoque que se debe tener frente a un cuchillo.

tacticle-folding-knife-g-1066x550 El miedo te hace sobrevivir

Pero, independientemente del aspecto técnico de lo que se enseña, que en algunos casos también es válido, lo que falta en casi todos los casos es una preparación psicológica adecuada, especialmente con respecto al panorama emocional del estudiante.

Es un conteo para entrenar en el contexto seguro y amigable del gimnasio, es un hecho para tratar con un bateador que quiere romperse la cabeza o con un violador, tal vez armado y / o apoyado por un grupo de tartamudeos como él.

Aquellos que se han entrenado para luchar y los han tomado por una razón sagrada, tal vez por personas que nunca habían puesto un pie en el gimnasio, concluyen que lo que han aprendido “no funciona” (lo que a veces es cierto) o que ellos mismos no han trabajado (lo cual es casi siempre cierto).

En esto no centra el arte marcial sino los métodos de entrenamiento, esta es la parte más compleja de desarrollar para un instructor de artes marciales.

Lo que les sucedió sucedió a los colegas más experimentados en el experimento descrito en la introducción: no conocer sus reacciones en un contexto de alto estrés emocional los ha desplazado y los ha hecho ineficaces.

  • ¿Cuál es el punto de tener el mejor plan de batalla, la mejor técnica de combate, el mejor conocimiento del enemigo, si entonces en el momento de la verdad nos encontramos paralizado y tartamudeo?
  • ¿Y qué nos hace tan rígidos, torpes, vacilantes, en un momento en que debemos estar lúcidos, listos y receptivos?
  • ¿Qué es entonces, esa cosa que después de meses si no años de entrenamiento en el gimnasio, nos hace olvidar justo en el momento de necesidad lo que tenemos que hacer frente a un oponente?

Por eso, sobre todo, cuando hablamos de defensa personal, debemos hablar de juicios y ¡los que venden varitas mágicas deben ser pateados en el culo! La especulación en esta área es realmente una de las cosas más malas que se puede hacer a una persona.

Aquellos que han pasado por ella saben muy bien:

es la emoción primaria
del

miedo
con todos sus efectos en el cuerpo y la mente.

paura El miedo te hace sobrevivir

En la vida, todos tienen miedo tarde o temprano.

¿Quién no recuerda las preguntas en los exámenes escolares o universitarios?

Había algunos capaces de tartamudear y tener lagunas de memoria dramáticas, a pesar de haber pasado días y noches estudiando.

Por otro lado, a pesar de que todos tenían miedo, no todos tenían miedo de la misma manera.

Para que el miedo se manifieste, de hecho, es necesario que perciba una amenaza, y una amenaza, para que sea percibida como tal, requiere una interpretación subjetiva, mediada por la experiencia y mis características personales.

Así que hay gente literalmente aterrorizada del dentista, mientras que otros se sientan con relativa tranquilidad en la cornisa del palacio.

De lo contrario, las personas valientes están aterrorizadas en presencia de insectos o animales (personalmente agradable para mí) como ratones, serpientes, arañas.

No todo el mundo, entonces, experimenta los mismos temores con la misma intensidad: ante un peligro real, por ejemplo estar rodeados de un fuego, algunos se asustarán, otros lograrán mantener una pizca de frialdad (¡extraño, dadas las circunstancias!).

Algunas personas, aunque no viven en contextos particularmente peligrosos, parecen “habitadas” por el miedo: la cuestión del día siguiente, la pérdida de su trabajo, la entrevista de reclutamiento, la prueba de conducción, las enfermedades, incluso salir de casa.

Para estas personas, todas las razones son buenas para sentir inseguridad y estrés. Estamos hablando en este caso
de ansiedad,
es decir, un tipo particular de miedo donde el componente de la amenaza es reemplazado
por el de la anticipación
del peligro implementado por la persona misma.

Estos son aquellos sujetos que “viven en el futuro”, creando en su vida imaginaria (formada por cosas que aún no han sucedido, días que aún no han llegado, personas que aún no se han encontrar), situaciones peligrosas, frustrantes e inmanejables, donde el inevitable fracaso lo colorea todo con angustia y preocupación.

Personas de este tipo, no hace falta decir, trabajan activamente para empeorar la calidad de sus vidas creando las condiciones para el aislamiento sistemático y
cada vez más
extenso y la huida de la vida real, hasta que ya no pueden salir de la casa.

hikikomori_by_usotsuki El miedo te hace sobrevivir

Ya sean miedos motivados o no, seas capaz de dominarlos o no, una evaluación nos une a todos a la hora de hablar de ellos: el miedo es un sentimiento desagradable y persistente, que no nos deja aun cuando el peligro ha cesado, de hecho puede persistir durante minutos y horas, privándonos del sueño y la serenidad.

Además, es el “programa” genético que la Madre Naturaleza nos ha dado para sobrevivir: ante el peligro sólo una sensación intensa, persistente y desagradable puede empujarnos a alejarnos rápidamente y sin pensar en ello.

El miedo también juega un papel positivo, ya que es el estímulo adecuado para evitar meterse en problemas y seguir viviendo.

En la naturaleza, pero también en nuestra ordenada “sociedad civil”, ningún hombre o animal podría sobrevivir sin miedo.

Imagina lo que le pasaría a un ratón si no tuviera miedo de ver un gato.

Un hombre que no temía a la altura podría ser tentado a dar un paseo por la cornisa en el piso 30 de un rascacielos.

Además, se describe a sí mismo como “inconsciente” no como una persona valiente, sino como una persona que no siente miedo por subestimar el riesgo.

Y los ejemplos no faltan especialmente con YouTube donde se ven videos de personas que toman riesgos innecesarios.

El miedo es tu seguro de vida.

El miedo es un estímulo importante para la supervivencia, las personas atentas escuchan sus instintos, evitan entrar en situaciones que podrían costar caro, o dedicar la atención correcta a un contexto que lo requiere (ir a un cajero automático aislado por la noche, o cruzar un paso subterráneo, es un “contexto que requiere atención”).

Uno de los efectos físicos del miedo, por cierto, es el aumento de la reactividad y la fuerza muscular bajo la poderosa influencia de laadrenalina.

adrenalin_-_adrenaline.svg El miedo te hace sobrevivir

Es lo que se llama la“fuerza explosiva”.

Esto también permite a las personas que no son particularmente adolotes escapar más rápido que Carl Lewis o golpear duro como Mike Tyson, si las circunstancias lo dictan.

maxresdefault-11 El miedo te hace sobrevivir

Pero, ¿cuándo el miedo se convierte en un enemigo que trabaja desde dentro para destruirte?

En dos casos:

  • cuando te desgastas durante demasiado tiempo y repites la exposición a la amenaza
  • cuando se convierte en pánico

Uno de los ejemplos bien conocidos del primer caso es el de los soldados estadounidenses que han permanecido durante mucho tiempo en primera línea en Irak.

Muchos de los que no sufrieron lesiones en la lucha, sin embargo, desarrollaron

el síndrome

de estrés postraumático

(P.T.S.D.) que los acompañó a su regreso a casa. post

Estar expuestos a la amenaza diaria de ataques y francotiradores ha llevado a alteraciones duraderas en estos soldados en la personalidad y las esferas emocionales, que a veces pueden comprometer trágicamente su reintegración en la vida civil.

Entre estos veteranos, no faltan casos de suicidio, episodios de violencia incontrolada o el uso de drogas.

Estos comportamientos son ciertamente atribuibles a las alteraciones duraderas en la esfera emocional determinadas acumulativamente por el trauma diario.

Pero al permanecer en “ciudades”, también se pueden observar disturbios similares en ciertas categorías profesionales particularmente expuestas al peligro, como policías, joyeros, estancos, este último tal vez proveniente de numerosos robos a mano armada.

O siempre en la vida cotidiana más cercana a nosotros, podemos encontrarnos con casos de violencia prolongada contra esposas e hijos en situaciones de degradación familiar o social.

Un miedo prolongado como este, además de dañar la esfera psicológica, también tiene un impacto destructivo en el cuerpo, determinando, a lo lejos, una miríada de trastornos físicos y enfermedades reales.

El pánico y el terror son la manifestación extrema del miedo.

terrore El miedo te hace sobrevivir

Estas son emociones que ocurren cuando la intensidad de la amenaza se percibe más allá de la posibilidad humana de hacer frente a ella.

No puede haber pánico si hay una capacidad mínima para la toma de decisiones y el pánico, de hecho, es la negación del libre alé alé y la razón.

Es simplemente la víctima quien, ante el peligro, ya no sabe qué hacer y ve todo patrón soplado.

Desprovistos de cualquier autocontrol, aquellos que sienten pánico, reaccionan con parálisis, con escape desordenado o de una manera completamente ciega y aleatoria.

Este es el caso lamentablemente trágico de ciertas masacres en cines o discotecas, donde tras un incendio, la fuga desordenada de los presentes causó más víctimas abrumadas y pisoteadas que el fuego en sí.

En estos casos, algunos buscaron una hipotética salvación arrojándose desde las ventanas, pero desde alturas suicidas, otros en escape ciego, quedaron atrapados, atascándose en habitaciones sin salida ni ascensores.

El pánico y el terror son sentimientos tan devastadores que ellos mismos son una fuente de miedo y terror: es el miedo al della miedo,un fenómeno paradójico que es clave para leer el fenómeno generalizado de los ataques de pánico.

Aquellos que sufren de este trastorno parecen experimentar terror y pánico sin una causa precisa: no hay nada que arde, nada que se derrumbe (al menos en un sentido material), ninguna amenaza externa, sin embargo, la persona que es la víctima experimenta un auténtico terror, sobre todo morir de repente, y después de experimentar el primer ataque, vive con miedo de que otro venga a él (que otro vendrá a él (que otro va a venir a él (que , claramente, es una condición suficiente y necesaria para que esto suceda de verdad!).

En resumen, por miedo a entrar en pánico, se necesitan tres condiciones:

1 – El Amenaza, Real O Percibe, Debe Ser Superior Para Capacidad De Resistencia individual. No todo el mundo tiene el mismo umbral de adaptación ante el peligro. Algunos entonces perciben como situaciones peligrosas que sólo están en una pequeña parte, como entrar en contacto con insectos o serpientes no necesariamente venenosas.

El componente de la percepción subjetiva del peligro pericolo es fundamental, tanto que hay personas relativamente indiferentes frente a peligros reales que están literalmente aterrorizadas, por ejemplo, en presencia de truenos y tormentas eléctricas.

 

2 – Por Frente Para Amenaza, la persona Debe percibirse a sí mismo soltero Indefenso Y Gratis De Esquemas De Acción: el “No Saber ese Pescado Tomar.
La pérdida de control en la situación peligrosa representa la experiencia más angustiosa y devastadora, junto con la sensación fisiológica del miedo mismo. En estas condiciones, crea una situación de “vacío mental” (¡oh Dios mío! que hago??!!) que más a menudo conduce a parálisis o reacciones inconsultas e ineficaces.

3 – El Marco de referencia Psicológico, Cognitivo, Emocional Y Fisiológica individual Debe Ser En Algunos sentido Preparado.
Es bien sabido que no todo el mundo reacciona de la misma manera: algunos están aterrorizados de picarse con un alfiler, otros se enfrentan a una atención médica larga y dolorosa.

El componente cultural, combinado con experiencias anteriores, puede dar forma a la persona haciéndole más o menos vulnerable.

Incluso las personas que son notoriamente “temerosas” pueden, a través de experiencias particulares de la vida, endurecerse y convertirse en individuos abiertos y decisivos.

Desafortunadamente, o afortunadamente, vivir en una “sociedad civil” nos ha hecho más vulnerables porque no estamos preparados.

Es raro que alguien realmente tenga que luchar por su supervivencia física, y cuando lo hacen, tienen que enfrentar toda la incapacidad para hacer eso que se les ha enseñado.

A esto se suma el hecho de que no todo el mundo tiene una reacción fisiológicamente idéntica: algunos saltan excesivamente al primer ruido repentino, otros, después de un susto, tardan horas en recuperarse.

Esto también está determinado por el funcionamiento del sistema endocrino individual, que puede favorecer de persona a persona respuestas de diferente intensidad.

No olvidemos las condiciones psicofísicas del momento.

Estados de debilidad, fatiga, depresión, enfermedad, puede alterar significativamente la resistencia individual al miedo, aumentando considerablemente las posibilidades de caer víctima del pánico.

1-dnr2_c_zs4_nk0b53a4ggg El miedo te hace sobrevivir

Bajo el efecto del pánico, la persona temerosa experimenta una serie de síntomas perceptuales, motores y cognitivos específicos:

Efecto túnel

Bajo el efecto de la adrenalina, las pupilas se dilatan para dejar entrar más luz, la musculatura alrededor de los ojos se contrae para mejorar el enfoque en la amenaza.

Hay un libro que te recomiendo que leas sobre este fenómeno.de Dave Grossman llamado On killing.

Como resultado, usted tiene la pérdida de la visión periférica, con todos los riesgos que esto implica durante un ataque.

Imagínese (como suele ser el caso) que el atacante no está solo y sus cómplices tratan de cegarte. Sin visión periférica será más difícil para ti evitarlo.

Los veteranos de los asaltos, recuerdan el efecto túnel como la sensación de ver la escena como a través de prismáticos o en cualquier caso con el ojo de una cámara con un marco estrecho.

Cada fotograma de la secuencia parecía estar hecho de primer plano.

Así que la víctima de un robo recuerda el agujero del cañón de la explanada del arma como si fuera enorme, casi la vida del volante de un cañón.

Una mujer atacada por un violador, recuerda sus manos tratando de agarrarla como “las manos más grandes jamás vistas”, cuando en realidad el hombre, entonces capturado, era de cuerpo medio y con manos muy normales.

Este “efecto de primer plano” característico del efecto túnel, tiene la consecuencia de que las personas atacadas tienden a percibir a su atacante mucho más grande y amenazante de lo que realmente es.

Está claro que esto empeora aún más la percepción del peligro y hace que la persona esté aún más en riesgo de entrar en pánico.

best-self-defence-flashlight El miedo te hace sobrevivir

Disminución de la percepción auditiva

Uno de los “subprogramas” del cerebro arcaico consiste en eliminar cualquier función innecesaria en ese momento.

Entre estas funciones “innecesarias” se encuentra la percepción auditiva, que la Madre Naturaleza no consideró útil para la supervivencia inmediata.

La Madre Naturaleza nos ha hecho un mal servicio, tal vez no sabía lo que puede pasar durante un ataque: lo que está frente a ti puede amenazarte,pero el ataque real podría prevenirlo de un cómplice que te lleva detrás de ti.

Es difícil ver a tiempo, si el efecto de tunelización inhibe tu visión periférica y al mismo tiempo no nos oyes…

Aquellos que han pasado por ella, recuerden esos momentos en una atmósfera de sonidos mezclados, de voces que vienen de lejos. O como si toda la escena estuviera teniendo lugar bajo el agua, con los sonidos mezclados y burbujeando.sordo El miedo te hace sobrevivir

 

Disminución de la sensibilidad al dolor

La Madre Naturaleza nos privó del sentimiento de dolor en esos terribles momentos.

Es una experiencia común adquirir heridas pequeñas y grandes sin darse cuenta, lo que abriría un capítulo infinito sobre la subjetividad de la percepción del dolor.

No faltan ejemplos en el campo de las peleas y asaltos.

Sucedió que la gente involucrada en peleas y palizas se dio cuenta de que tenían un cuchillo pegado en su costado sólo a su regreso a casa.

Una implicación importante de este fenómeno se relaciona con la elección de las técnicas de autodefensa.

Algunos piensan que una técnica dolorosa para el oponente, como una patada en la tibia, puede bloquear a un atacante.

De hecho, este no es el caso, especialmente si nuestro atacante está empapado en adrenalina y / o drogas.

Puedes darle tantos puñetazos y patadas como quieras, pero eso no caerá, y él te seguirá atacando, a menos que golpees un lugar vital o “incapacitante”.

Este último tema se tratará ampliamente en un artículo dedicado a las técnicas de autodefensa.dolore-acuto-e1462456326596 El miedo te hace sobrevivir

Bloqueo mental

Traducido a la práctica: “¡Oh Dios mío! ¿Qué hago??!!.”

Como en el caso de la percepción auditiva, la madre naturaleza pensó bien que las funciones cognitivas también eran algo “inútil” para la supervivencia inmediata.

Entre las funciones cognitivas a ser afectadas, hay primera memoria y habilidades de razonamiento.

Como en el caso de las preguntas en la escuela, en estos casos no es raro encontrarse completamente seco de argumentos y soluciones: las personas por lo general con la broma lista, encuentran difícil prominente verbo delante de esa “entrevista” que el agresor hace a menudo, antes de pasar a los hechos. Por lo tanto, nos quedamos ine tomando la iniciativa de los demás.

Las implicaciones de este efecto secundario del miedo son devastadoras, especialmente para aquellos que han entrenado en técnicas de lucha de artes marciales y se enfrentan a una verdadera agresión.

Con demasiada frecuencia, de hecho, el entrenamiento dado con estas disciplinas, consiste en secuencias motoras complicadas y estereotipadas, completamente inadecuadas para hacer frente a la realidad dinámica e impredecible de la carretera: poner el pie izquierdo hacia adelante – doblar bien la rodilla – mover el peso del cuerpo en la pierna delantera – puño derecho cerca del lado – codo bien hacia atrás – etc., etc…

Aquellos que han entrenado de esta manera corren el riesgo, en el momento de la verdad, encontrándose en pánico preguntándose cómo deben poner su pie izquierdo, pie derecho, brazo delantero, brazo trasero, etc.

Mientras hace estas preguntas, y intenta fatalmente decidir sin éxito, la otra le pone una mano en la cara y lo golpea hasta el suelo.

 

Percepción errónea del tiempo

El tiempo y las distancias parecen extenderse fuera de proporción, por lo que hay personas perseguidas por sus atacantes que recuerdan correr kilómetros, cuando toda la persecución duró unas pocas decenas de metros.

A menudo los sobrevivientes de peleas y asaltos recuerdan las etapas cruciales del drama que los involucró como una secuencia a cámara lenta.

Describen toda la secuencia de hechos como se esperaba que durara minutos u horas, cuando todo duró unos segundos.

Algunos se quejan del interminable retraso en el rescate, incluso cuando la intervención policial y de ambulancia fue objetivamente oportuna.fermare-il-tempo El miedo te hace sobrevivir

 

Pérdida de movilidad “final”

Otro golpe para aquellos que entrenan en técnicas de combate proviene de este efecto no deseado, que causa rigidez muscular e incapacidad para realizar movimientos “finos”.

Desafortunadamente, en muchas artes marciales el entrenamiento se centra en técnicas complejas, que requieren una buena cantidad de equilibrio y coordinación motora.

Especialmente esas técnicas basadas en el uso de patadas, pero no sólo esas.

Las tomas, las proyecciones, las palancas articulares, requieren una alta dosis de tiempo, coordinación motora y, añadiría, un oponente reacción.

La experiencia demuestra que nada de esto funciona: aquellos que se encuentran reaccionando de una manera “técnica”, según las enseñanzas recibidas, corren el riesgo de producirse en movimientos torpes, rígidos y antinaturales.

Las únicas técnicas que realmente se pueden utilizar en un contexto de defensa personal son directas y “gruesas”.

Por experiencia directa, vi que en el momento de la verdad, incluso grandes expertos en artes marciales abandonan sus esquemas técnicos y “luchan” como todos los demás sin técnica, porque utilizar la técnica bajo un fuerte estrés significa que has entrenadomuy pero muy bien.

Si quieren salirse con la suya, por supuesto, la técnica se cancela si no ha entrenado correctamente las respuestas de entrada y salida.

 

Percepción más allá del cuerpo

El efecto del túnel, la disminución de la percepción auditiva, la percepción errónea del tiempo, no son los únicos trastornos perceptivos relacionados con el miedo.

La percepción más allá del cuerpo, hace que algunos recuerden la experiencia de una agresión como algo irreal, casi como si el evento le estuviera sucediendo a otro.

A veces perciben hechos y personas como si estuvieran a distancias distintas de las reales, como si flotando aparte de sus cuerpos, viendo los eventos suceder.

 

Trastornos de la capacidad mnemotécnica

Además de la percepción alterada del tiempo y el bloqueo mental, en casos de shock más grave no es raro presenciar casos de amnesia relacionados con secuencias individuales o todo el episodio que involucra a la víctima.

Incluso cuando no se alcanzan tales amnesias, es muy frecuente que la persona no recuerde la secuencia exacta de los hechos, creando y creando problemas posteriores con la ley.

El policía, o el magistrado, puede no creer su versión de los hechos atribuyéndole la intención de distorsionar la verdad.

Usted mismo puede considerar que cualquier testigo es de mala fe.

anatomy-of-human-muscle El miedo te hace sobrevivir

También desde un punto de vista estrictamente fisiológico es posible observar una serie de manifestaciones que son difíciles de ocultar.

El conocimiento de estos signos es de importancia fundamental, ya que nuestro agresor tampoco es inmune.

Saber reconocerlos significa ser capaz de notar a tiempo la inminencia de un ataque y ser capaz de preparar una reacción efectiva:

Boca seca

A veces, este síntoma puede ser revelado por la necesidad de tragar, o por mojar los labios con la lengua

Voz asfixiada y tensa

Los cambios en el tono de la voz, en términos de timbre y ritmo, son otro elemento revelador de la carga emocional de nosotros y de nuestro oponente.

Cuidado con las repentinas desaceleraciones del habla: si un atacante potencial nos está “entrevistando”, una bajada repentina de la voz, una parada, un uso de monosílabos, debe ponerle en alarma inmediata y presagiar un ataque repentino.

Ojos barredos

Como ya se ha mencionado con respecto al efecto túnel, la adrenalina causa la dilatación de la pupila, con el fin de traer más luz y ver mejor.

En el caso de choques particularmente violentos, la reacción incluso parece exagerada, con cejas arqueadas y todo el mimetismo facial alterado en la expresión de miedo.

En cualquier caso, la presencia de pupilas dilatadas es un signo de no disimulación, capaz de revelar tensión y miedo.

Movimientos oculares rápidos

Esta señal también está relacionada con el efecto de tunelización y la pérdida de visión periférica.

En ausencia de este último, un atacante potencial puede revelar sus intenciones hostiles con un movimiento rápido a la derecha y a la izquierda de la mirada.

El objetivo es, por supuesto, controlar el entorno circundante, en busca de testigos, policías o impedimentos de cualquier tipo.

 

Piel de ganso – palidez – sudoración fría

Incluso los síntomas de tipo “piel” no se pueden mantener ocultos: la cara de una persona bajo la influencia del miedo, puede parecer pálida, impermeable al sudor, las orejas, por el contrario, pueden ser enrojecidas, debido al aumento del flujo sanguíneo.

A menudo se observa una disminución de la temperatura corporal, de ahí la sensación de frío y escalofríos.

 

Temblores – rigidez muscular

La adrenalina pone toda la musculatura esquelética bajo tensión, con el fin de favorecer las reacciones de ataque / escape.

Esto puede filtrarse fuera con una postura rígida, o con temblores especialmente en las manos.

Incluso el mimetismo facial puede ser alterado por la tensión, con la expresión clásica “tirado” de las características.

No es raro que la persona bajo estrés desarrolle tics nerviosos incontrolables, en forma de muecas o temblores faciales.

 

Respiración corta, frecuente o deteriorada

La respiración se acelera, para adaptarse a la mayor necesidad de oxígeno y el mayor lanzamiento cardíaco.

Desde el exterior, es posible notar el miedo de una persona porque su aliento tiende a ser corto y “alto”, es decir, con la parte superior del pecho, que visiblemente se eleva y baja.

En algunos casos, por el contrario, la respiración parece “ahogarse”, casi en un intento de “no respirar”: es una reacción asociada con la parálisis, “pretendendo estar muerto”.

 

Taquicardia y arritmias

Bajo el efecto de la adrenalina, el latido del corazón se acelera causando el aumento de la presión arterial que se puede notar en el exterior con enrojecimiento de las zonas más vascularizadas, especialmente los lóbulos de las orejas.

No es raro notar la aceleración del corazón si la mirada descansa sobre el cuello, donde se puede notar la pulsación de las arterias más superficiales.

Bajo la acción del sistema nervioso simpático, no es raro que se produzcan arritmias cardíacas, en forma de extrasístles, las llamadas “inmersiones al corazón”.

la-paura El miedo te hace sobrevivir

Respuestas subjetivas al miedo

No todos responden de la misma manera al miedo.

Algunos están devastados, tardando meses o años en superar un shock lo suficientemente intenso o prolongado.

Otros son más afortunados y logran sanar sus cicatrices físicas y mentales, tal vez logrando aprender algunas lecciones de ellos.

Sin perjuicio de las manifestaciones psicofísicas que unen a todos nosotros los seres humanos frente al miedo, todos responden de manera diferente en términos de intensidad y duración.

En esto, las características fisiológicas de cada individuo juegan un papel muy importante.

En algunas personas, de hecho, la liberación de adrenalina y otras hormonas del estrés tiene lugar de una manera más intensa y duradera.

Estas personas, después de un susto lo suficientemente intenso, pueden experimentar los síntomas de la adrenalina durante horas o días, perder el sueño, desarrollar trastornos del estado de ánimo y volver a la salud.

Algunos, después de un accidente en el trabajo, ya no pueden reanudar su actividad, con todas las consecuencias en términos de mayor estrés y ansiedad.

Otros, después de haber sufrido agresiones o robos, parecen revivir su drama sin fin, prolongando su malestar más allá de lo necesario.

Por otro lado, se sabe que hay personas que, a pesar de haber experimentado experiencias similares, logran absorber el daño psicofísico dentro de un plazo razonable o en cualquier caso más proporcionales al estrés sufrido.

Otros reaccionan con relativa frialismo a los momentos más dramáticos, sólo para colapsar en las cosas hechas.

Recuerdo a una persona que sufrió un robo a mano armada, logrando mantener una calma admirable en esos momentos.

Esta calma contribuyó en gran medida al éxito del asunto, que involucró a sujetos probablemente alterados por las drogas y, por lo tanto, extremadamente peligrosos.

Al final del robo, cuando los ladrones habían desaparecido, la persona en cuestión simplemente se derrumbó, como si las piernas fueran gelatina, incapaz de mantener sus rodillas quietas para el temblor.

Además del aspecto psicofísico del miedo, existe el capítulo igualmente importante de las posibles reacciones de ataque o huida puestas en marcha por nuestro “cerebro arcaico”.

Ante el peligro, algunos huyen (si pueden), algunos permanecen paralizados, otros reaccionan más o menos inconsultamente.

Aquellos que experimentan parálisis son aquellos que sufren el daño psicológicamente mayor.

La incapacidad de reacción es a menudo experimentada de una manera frustrante, especialmente por los machos, que reviven esos momentos atribuyen deméritos que no tienen.

A menudo se llaman a sí mismos cobardes, cobardes, conejos, los que tienen más.

El miedo a encontrarnos unos a otros en situaciones similares, y a experimentar una vez más la humillación de la parálisis, la verguenza de “ponerse debajo de ella”, puede conducir a actitudes de cancelar salidas en ciertos momentos, o asistir a ciertos lugares, capaces de limitar la calidad de vida social.

Nadie les explicó que la reacción de la parálisis es una respuesta natural y no puede ser eliminada bajo ciertas condiciones de pánico.

Además, incluso aquellos que encuentran la fuerza y la presencia de un espíritu para reaccionar, no son necesariamente mejores.

Reaccionar incorrectamente, rígidamente, en consultoría, ineficazmente, puede ser muy caro y puede conducir a daños aún mayores, frente a un agresor que tiene la iniciativa y el control de la situación.

Es innegable que ante una situación de riesgo físico, las personas se dividen en dos categorías principales:

  • que tienden a una respuesta “pasiva”, en riesgo de parálisis,
  • y los que tienden a ser agresivos, que reaccionan sin pensar.

Volviendo a los métodos de entrenamiento de autodefensa, está claro que el programa de capacitación/entrenamiento debe diversificarse claramente, dependiendo de si el alumno pertenece a una de estas categorías.

Las personas que tienden a reaccionar agresivamente, al menos en teoría, se beneficiarían, ya que el trabajo debería ser mejorar su modo de reacción en un sentido técnico y control emocional.

Las personas tienden a ser menos receptivas, por otro lado, requieren un trabajo más largo porque su “pasividad” suele tener orígenes profundos, a menudo de naturaleza cultural (piense en el arquetipo de la mujer-madre-madonna y el halo negativo que la sociedad atribuye a la mujer que “sabe golpear”), y puede ser eliminado con un largo ejercicio de recondicionamiento o reprogramación mental.

Para ello, suponiendo que el instructor promedio sea capaz de ello, primero es necesario hacer un diagnóstico (o autodiagnóstico) de las capacidades de reacción de cada persona.

Por supuesto, una ayuda para entender cómo reaccionar ante el peligro, proviene de la experiencia previa.

Cualquiera que haya sufrido un ataque o accidente recuerda muy bien cómo reaccionó y razonablemente se puede esperar que haga lo mismo la próxima vez.

Pero, ¿qué pasa con aquellos que quieren prepararse y nada saben acerca de sus oportunidades y habilidades reales?

Por lo tanto, frente a la violencia de los demás, toda persona debe llegar primero a un acuerdo consigo mismo y conocer sus reacciones ante el peligro.

La preparación para superar los límites emocionales y psicológicos no es una cosa simple, pero no es imposible, siempre que encuentres a alguien dispuesto y capaz de hacerlo.

¿Cómo te preparas?

La preparación para defenderse del miedo no está hecha de recetas mágicas.

Por lo general, hay dos caminos posibles:

  • drogas y
  • experiencia en el campo.

Las drogas son una poderosa ayuda para superar las inhibiciones y los temores. Tanto es así que son precisamente los criminales los primeros en hacer uso de ella cuando tienen que prepararse para sus negocios.

No hace falta decir que esto los hace aún más peligrosos, agresivos, insensibles al dolor y listos para atacar.

Esto no es agradable, especialmente porque esta forma de dopaje no puede ser utilizado por las víctimas potenciales que quieren defenderse.

Las personas “normales”, de hecho, no pueden empantanarse de por vida, para estar listas para una eventualidad que no se sabe si y cuándo sucederá …

Las drogas (legalizadas o no), por otro lado, son venenos que destruyen el cuerpo y la mente y por esta razón son absolutamente para evitar.

El uso de drogas por parte de los delincuentes, entre otras cosas, afecta muy a menudo a los delincuentes no profesionales que, por esta misma razón, no están lo suficientemente endurecidos como para hacer frente a su propio miedo.

Y aquí llegamos al peso que tiene experiencia personal en la capacidad de dominar las emociones.

Experiencia y conocimiento, entonces.

El conocimiento del miedo, entendido como un fenómeno fisiológico natural y universal, representa por sí solo un elemento capaz de mejorar la respuesta del individuo cuando tiene que lidiar con ella.

Muy a menudo, de hecho, es precisamente la falta de reconocimiento de los síntomas del miedo lo que crea las premisas del fracaso.

Las personas en peligro a menudo pierden el dominio de sí mismas, permanecen a merced del efecto túnel, su rigidez muscular, la incapacidad de escuchar, cuando el simple reconocimiento de estos efectos fisiológicos es una herramienta útil para atenuarlos significativamente en el momento de necesidad.

Yo mismo experimenté situaciones de peligro real casi esperando “la entrada en la escena” de cada uno de estos síntomas, como un guión visto y revisado.

Así que me sorprendió pensar “aquí está el efecto túnel…” y luego “aquí me siento menos…” y luego “aquí están las rodillas temblando…”

Este reconocimiento lúcido de síntomas conocidos y ya probados, resultó en una disminución instantánea en su intensidad:

Inmediatamente percibí la escena de una manera más amplia y detallada, comencé a entender lo que estaba sucediendo a mi alrededor y no sólo lo que tenía delante de mí, me sentí más maestro de mi cuerpo y mis reacciones, en resumen, me puse en las mejores condiciones para salirme con la suya, o para poder usar toda la fuerza de la carga de adrenalina para salir de los problemas.

La mera conciencia y aceptación del miedo, por lo tanto, es un elemento de gran ayuda para afrontarlo eficazmente.

La experiencia previa juega un papel clave en esto.

En la práctica, habiendo tenido miedo varias veces en la vida, permite, si usted ha sido capaz de procesar positivamente la experiencia, para lograr un cierto grado de habituación, una especie de “vacuna” del miedo mismo.

Esta es la razón por la que los policías y matones (sólo para enumerar dos “operaciones arriesgadas”) parecen reaccionar al miedo de manera diferente a la gente común: han pasado por un proceso de fortalecimiento que los ha hecho menos sensibles a la “Efectos” del miedo en sí, pero ciertamente no lo eliminó!

La habituación al miedo, entendida como una reducción de la sensibilidad individual a este fenómeno, sólo es posible como resultado de la exposición al miedo mismo.

Por ejemplo, si usted está aterrorizado de grandes alturas y se colocan en la cornisa de un rascacielos, el pánico probablemente se apoderará de usted hasta el punto de dejar que abajo.

Pero si te acostumbras, poco a poco, tal vez de pie por un tiempo razonable en el primer piso del edificio, luego haciendo lo mismo subiendo a los pisos siguientes, con el tiempo (días o semanas) se podría mirar desde el piso centésimo sin sentir emociones negativas, de hecho, disfrutando de la vista.

Es lo que los psicoterapeutas llaman “exposición gradual” o exposición controlada.

Si usted tiene miedo de algo, en lugar de evitarlo, tratar con él en pequeñas dosis, en cantidades y contextos que son soportables para usted.

Cuando ese contexto ya no te asuste, sube de nivel para que puedas lidiar con situaciones más desafiantes y peligrosas.

Manténgalo hasta que se sienta seguro y maestro de sus reacciones.

De hecho, es el camino que todos seguimos cuando tenemos que hacerlo, nos guste o no, superar un miedo que de otra manera nos impediría hacer algo.

Cuando aprendemos a conducir, superamos la ansiedad y las dificultades relacionadas con la conducción y el tráfico, primero con la ayuda de un instructor, luego conduciendo brevemente en rutas conocidas, luego nos aventuramos en la carretera.

Al final todos conducimos (y todos sabemos que esto es realmente peligroso casi sin tomar nota.

El delincuente callejero a menudo comienza su carrera de niño, tal vez experimentando una miríada de situaciones difíciles en su infame vecindario, y llegando a la pequeña “marachelle”.

Con el tiempo, pasa fácilmente a más acción, lo que conduce a crímenes reales.

Incluso en esta casa como ves es un proceso donde ves el resultado final pero es un verdadero camino que da lugar a las habilidades y astucias que con el tiempo ha refinado.

Lo mismo se aplica a la exposición gradual al miedo.

Sí, pero ¿qué miedo?

Si lo pensamos, el problema no surge tanto de la exposición a un miedo general, sino de la exposición a un tipo particular de miedo, vinculado a una situación particular.

Por lo tanto, el delincuente que se enfrenta a un robo a mano armada sin pestañear, podría entrar en pánico si estuviera en la antesala del dentista. Ha aprendido a manejar ese sentimiento de miedo porque ya lo ha hecho.

Todos aquellos que practican deportes extremos, como salto base o paracaidismo, tienen que de alguna manera llegar a un acuerdo con el efecto de bloqueo del miedo y llegar a un acuerdo con él, pero cada vez que repiten el gesto no eliminas el miedo sino que lo gestionas hasta que lo cancelas lo que es persacular como en algunos casos y es precisamente allí que los accidentes a menudo ocurren justo cuando ciertos gestos son subestimados.

Sin embargo, no se dice en absoluto que aquellos que se enfrentan con relativa tranquilidad a un tiro de 4000 metros o desde un puente atado con un arnés, logran mantener el mismo dominio de los nervios frente a una pistola de explanada también porque es un contexto totalmente diferente.

Cuando introdujimos el tema del pánico, de hecho, dijimos que una de las condiciones para el bloqueo mental es sentir que usted no tiene patrones adecuados de reacción frente a una situación específica.

¡Si no sabes qué hacer, estás atascado!

En otras palabras, puedo hacerlo muy bien en situaciones de peligro real, pero luego me encuentro desalojado e incapaz de actuar por el tubo del fregadero que se rompe e inunda mi casa.

En el caso de mayores temores, por lo tanto, las posibilidades de manejarlos en su mejor momento parecen estar relacionadas con haber enfrentado ya con éxito situaciones similares una o más veces.

¿Qué pasa con aquellos que han experimentado parálisis y derrota, o aquellos que, aunque no han tenido tales experiencias, les gustaría prepararse para hacerlo?

El único camino posible es entrenar en un contexto lo más cercano posible a lo real y desarrollar los automatismos de reacción adecuados para hacer frente a la temida situación.

La idea de inscribirse en un curso de artes marciales o (mejor) de autodefensa no estaría mal.

En primer lugar, debemos ir a buscar los cursos más adecuados, también en términos del método de enseñanza, pero ya os digo que la mayoría de ellos no están estructurados para afrontar realmente situaciones de agresión.

Lo ideal sería encontrar un lugar donde dar los barriles “reales”, por lo que hacer un verdadero sparring con disparos reales traídos con poder (de hecho, por realista que sea un entrenamiento, no es mucho en comparación con una paliza real).

¿Vale la pena correr el riesgo de lastimarse en el gimnasio para aprender a no lastimarse afuera?

La respuesta que realmente ya sabes: ¿quieres o no quieres estar preparado, si resulta que me defiende?

Desafortunadamente, no creo absolutamente que podamos aprender a defendernos de la violencia sin tener un solo hematoma.

Algunos instructores que dicen enseñar esta asignatura también “como garante” de la seguridad de los alumnos, dan la formación demasiado soso y, por lo tanto, son ineficaces frente a la violencia ciega e irreprimible de un agresor fuerte e insegado.

Por otro lado, hay que decirlo, el entrenamiento dirigido a los músculos y la reactividad, sería ineficaz sin un desarrollo paralelo de las características psicológicas del estudiante.

No es un trabajo fácil.

Mientras tanto, es un trabajo “por persona” que se hace aún más difícil por el hecho de que las lecciones se llevan a cabo generalmente en grupos y no es fácil dedicar toda la atención que necesitan a las personas.

Por lo tanto, el instructor debe ser capaz de captar las fortalezas y debilidades de todos, y personalizar la formación de acuerdo con las necesidades específicas de los estudiantes individuales.

Enseñar a una niña a superar su miedo y huelga sin dudar e inhibición, no es lo mismo que con un niño suburbano empapado en testosterona.

Con este último, como instructor, debería trabajar mucho a nivel técnico y en su capacidad para dominarse a sí mismo y a su impulsividad.

Con la chica, por otro lado, debería trabajar primero en su reactividad psicológica, disolviendo todo el legado emocional, educativo y cultural que inhibe su agresión.

No tengo ninguna duda en definir este trabajo como psicoterapéutico, ya que su objetivo es madurar la personalidad del estudiante, consolidar su estructura psicofísica y disolver sus inseguridades.

No es un trabajo fácil y no es un trabajo corto.

Sobre todo, no es posible estandarizar la duración de un curso de autodefensa, que por su naturaleza y propósito debe ser lo más corto posible, pero en realidad no puede ser corto.

No todo el mundo tiene las mismas características personales, físicas, psicológicas y culturales.

Para algunas personas, la conciencia de sus límites y el trabajo para mejorar, puede tomar más tiempo que con otras, y esto complica las cosas.

Para tener más control sobre el miedo, por otro lado, también hay consejos prácticos que se pueden dar a todos y que constituyen una herramienta útil en cualquier situación peligrosa.

En el capítulo dedicado a las reacciones psicofísicas al miedo, hablamos de los muchos efectos de la adrenalina en el cuerpo.

Entre estos efectos, prestamos atención al tipo de aliento que se observa en aquellos que tienen miedo: no es una respiración natural, ya que se ve alterada por cambios endocrinos y neurológicos.

traspar El miedo te hace sobrevivir

Por lo general, se observan dos tipos opuestos de respiración:

  • Acelerado o angustioso
    Bajo la influencia del estrés intenso, el organismo moviliza todas las reservas de oxígeno para hacer frente a la necesidad de luchar o escapar.
    El corazón acelera y vigoriza las pulsaciones, la presión arterial aumenta, los pulmones se aceleran a su vez para compensar el aumento de la necesidad de oxígeno.
    Desde el exterior se puede ver con precisión la dificultad para respirar, resaltada por los movimientos de la parte superior del pecho.
    Desde el punto de vista fisiológico, la respiración de este tipo, suficientemente prolongada, puede conducir a fenómenos de hiperventilación, que van acompañados de mareos, una sensación de asfixia, y en casos extremos desmayos, debido al equilibrio ácido-base alterado del organismo (de hecho hablamos de alcalosis respiratoria).
  • Interrumpido o irregular
    Por el contrario, algunas personas que se enfrentan al peligro tienden a contener la respiración.
    La razón siempre reside en las reacciones primordiales (el llamado “cerebro arcaico”) que la Madre Naturaleza nos dio para hacer frente a los peligros.
    Si bien el sibilancias es funcional para la reacción de luchar o escapar, mantener la respiración está relacionada con la otra reacción innata en humanos y animales: fingir estar muerto o permanecer oculto e inmóvil.
    Una vez más, las reacciones fisiológicas a la apnea de este tipo, agravadas por el aumento de los requisitos de oxígeno relacionados con el estrés, pueden conducir a desmayos o rigidez muscular excesiva.

Estos dos modos de respiración, tal vez funcionales para el hombre paleolítico, son inadecuados en la actualidad, ya que afectan negativamente la capacidad de autocontrol y coordinación, empeorando, entre otras cosas, el rendimiento general de nuestro cuerpo.

Estos modos de respiración son al menos parcialmente involuntarios, ya que están determinados por la adrenalina, lo que a su vez estimula fuertemente la actividad del Sistema Nervioso Simpático.

Sin embargo, la respiración, además de ser la forma obligatoria de restaurar nuestras reservas de oxígeno, es también un medio muy importante de regular nuestro sistema nervioso.

En otras palabras, si es cierto que el sistema nervioso puede alterar nuestra respiración, haciéndola a corto plazo o irregular, es igualmente cierto que si conscientemente nos esforzamos por respirar de cierta manera, podemos influir en nuestro sistema nervioso obligándolo a “calmarse”, recuperando el control y el rendimiento psicofísico.

Lo que voy a describir es un método que el ejército usa, y personalmente he probado en un montón de situaciones peligrosas o estresantes.

Imagina tener que correr perdifiato (con una mochila de 20 kg en tus hombros), sumergirse en el suelo y apuntar a un objetivo a 50/60 metros.

Imposible: sostener el rifle, el silbido para la carrera, los latidos del corazón frenéticos, el temblor de los brazos por el esfuerzo y la adrenalina en el cuerpo, hicieron vibrar dramáticamente el cañón y el objetivo se volvió demasiado inexacto.

Sin embargo, en condiciones normales, por ejemplo en el tiro más silencioso desde el poste, puedes ser un buen tirador.snipers El miedo te hace sobrevivir

Hay un truco capaz, con un poco de ejercicio, de calmar el corazón, los músculos y la mente casi al instante.

“¡Respira con tu vientre!” .

Así que evita esas grandes respiraciones en el pecho, típicas de los que tienen miedo o de los que han hecho grandes esfuerzos.

Concentra la respiración en el abdomen, esforzándote por inhalar profundamente, como para empujar el estómago hacia abajo.

En esta etapa, el pecho prácticamente no tiene que moverse.

gracie-jiu-jitsu El miedo te hace sobrevivir

Después de inhalar, tome un descanso de dos a tres segundos y exhale lentamente, pero continuamente, teniendo cuidado de que la exhalación dure al menos el doble de tiempo que la ingesta.

A medida que el aire sale, si las circunstancias lo permiten, cierra los ojos por un momento, pero sin apretarlos.

Intenta visualizar tus párpados como la pantalla de un cine e imagina proyectarte encima de una imagen que te dé serenidad y seguridad: la cara de la novia, de tus hijos jugando, o un paisaje, quién sabe…

Si no puedes cerrar los ojos por un momento, y en una situación de combate inminente que es probablemente el caso, “acompaña” el aire que sale con un pensamiento positivo “todo está bien”, o “estoy tranquilo”.

Asegúrate de que, pronunciando mentalmente esta breve frase, las palabras duren tanto como toda la inspiración.

Completa la exhalación con un breve descanso y estarás listo para inhalar de nuevo.

Si se hace de la manera correcta, y con el ejercicio adecuado, con una o dos inspiraciones, se puede lograr un grado razonable de relajación psicofísica.

Es un método anti-estrés y antipánico rápido y eficaz, por lo tanto adecuado para ser utilizado en esos momentos cortos y emocionados antes de una pelea.

La respiración diarramática profunda es un factor de regulación general muy estudiado por su importancia.

Es un tipo de respiración que las personas tienen, desde el principio, en condiciones de no alarma, serenidad, bienestar, y que a menudo pierden como resultado de alteraciones fisiológicas y emocionales.

Cuando se restaura esta respiración, la frecuencia cardíaca disminuye, a veces considerablemente.

En este sentido, cabe señalar que los efectos de una reducción drástica de la frecuencia cardíaca se producen no sólo en el caso de las personas con larga experiencia detrás de ellos, sino también después de no mucha evidencia práctica.

Además de bajar la frecuencia cardíaca, a menudo se observa una disminución en la sudoración, y un aumento en la temperatura periférica.

Esto parece mostrar que a través de la respiración diafragmática es posible hacer cambios desde un estado simpático (prevalencia de la acción del sistema nervioso simpático, por lo tanto de tensión reactiva) van hacia un estado con prevalencia vagonica (prevalencia de la acción del sistema nervioso parasimpático, por lo tanto relajación).

Este efecto de alivio se puede observar tanto directamente (a través del ECG por ejemplo), como a través de las sensaciones de ablandamiento, tranquilidad, bienestar, que ve al sujeto literalmente cambiar y aplanar los rasgos de la cara, detener los movimientos de agitación, disolver tensiones y rigidez.

respirazione-diaframmatica El miedo te hace sobrevivir

La figura anterior muestra el curso de todo un ciclo respiratorio, en el caso de la respiración profunda del diafragma.

Importantes son las duraciones de la pausa después de la inhalación, muy corta, y la después de la extracción, mucho más tiempo.

De hecho, en la primera hay un crecimiento hacia la simpáticatonía y en el segundo hay una bajada hacia la vagotonia.

Por lo tanto, está claro que si se invirtie el tiempo de las pausas se revirtiera (como sucede en la respiración torácica y se restringe), habría un crecimiento continuo de la estimulación simpática.

Y de hecho este tipo de respiración es adoptado naturalmente por las personas, cuando tienen que responder a una situación de estrés agudo: soportar el dolor, enfrentar un peligro, lograr la concentración y la vigilancia, y así sucesivamente.

La técnica de respiración que he descrito va acompañada de un elemento adicional capaz de regular la actividad de nuestro cuerpo.

Este elemento es simplemente pensado.

Cuando acompaño la salida con un pensamiento positivo (“Estoy tranquilo”, “todo está bien”, “Estoy en control”), en realidad potenzio y apoyo la capacidad de mi aliento para relajar el cuerpo.

index El miedo te hace sobrevivirEjemplo:

Si está conectado a alguna herramienta de medición de presión y frecuencia cardíaca puede hacer el siguiente experimento: imagine antes de estar en la playa tomando el sol, entonces imagine correr.

Ahora revisa la ruta de las máquinas.

Verás que desde el momento en que pasaste de un pensamiento a otro, las pistas de presión y frecuencia cardíaca subieron, como si corriera de verdad.

El mismo experimento que puedes hacer tú mismo si te imaginas discutir con alguien, si te das cuenta, te sorprenderás con los puños apretados y el aliento corto, como quién va a disparar.

Es lo que la gente común llama auto-sugestión.

Es un fenómeno muy conocido por la psicología cognitivo-conductual, que se basa en esta gran parte de sus terapias de trastornos emocionales.

attacchi-di-panico El miedo te hace sobrevivir

Ataques de pánico

Uno de estos trastornos, y uno de los más comunes, es el de los ataques de pánico.

Las personas que sufren de este trastorno, experimentan miedo intenso y devastador a veces sin una causa externa aparente.

De repente tienen miedo, como si murieran en cualquier momento, experimentando toda la adrenalina y la angustia que esto conlleva.

A partir de ese momento, la ansiedad y el sufrimiento crecen incontrolablemente, literalmente devastando a los desafortunados.

Pero, ¿qué desencadena todo esto?

Por supuesto, la explicación es compleja, pero la mayoría de las veces, la chispa que enciende el polvo es un simple pensamiento: “¡Estoy enfermo, voy a morir!”.

Este pensamiento inicial (“Estoy enfermo…”), tal vez debido a los pimientos comidos en la cena, estimula en cadena otro pensamiento negativo (“tengo algo serio, voy a morir”), que causa la reacción fisiológica reflejada (adrenalina, frecuencia cardíaca, respiración corta e interrumpida, dolores en el pecho, mareos).

Estos síntomas “físicos” dan la confirmación definitiva de que el miedo fue fundado, desencadenando más pensamientos negativos (“Fuck! Estoy muy enfermo, necesito ayuda…”), el hecho de que no haya médicos cerca, que el hospital más cercano esté a años luz de distancia, conduce a la desesperación real (“¡Oh Dios mío! ¿Qué hago?… Moriré en la calle…”).

http-_media.pinkblog.it_4_49c_come-curare-gli-attacchi-di-panico-620x350 El miedo te hace sobrevivir

Obviamente, mientras estos pensamientos de rueda libre invaden la mente, el cuerpo es escamoso y molesto por un torrente de adrenalina con todos los síntomas de los que ya hemos hablado.

El ataque de pánico cesará, tarde o temprano, pero sólo por el agotamiento físico de la víctima, o porque algún médico lamentable que intervino en la escena, habrá administrado una dosis robusta de ansiolíticos.

Todo esto porque (entre otras razones) la víctima no podía reconocer los síntomas físicos “normales” del miedo (atribuyéndolos en su lugar al inminente ataque cardíaco, accidente cerebrovascular o lo que sea) y simplemente suspirar en el momento adecuado:

“Estoy bien… Estoy tranquilo…”.

donna-affoga El miedo te hace sobrevivir

De hecho, los ataques de pánico requieren un tratamiento más complejo, pero la regla de controlar el estado psicofísico con una “higiene de pensamiento” adecuada sigue siendo más válida que nunca para todos.

¿Qué hay de los que se encuentran involucrados en un ataque?

Aquellos que no están preparados para esta eventualidad, experimentan todos los terribles síntomas del ataque de pánico, sostenido, por supuesto, tanto por la realidad inmanente, como por los pensamientos insoportables que cruzan la mente de la víctima: “me matarán…”, “me destrozarán…”

Mira los ataques terroristas armados con cuchillos que están llenando las noticias.

El primer paso para recuperar el control de la situación es recuperar el control de uno mismo.

En verdad, el pánico es incontrolable, ya que el pánico es la negación de cualquier control de la situación. Un poco como la vida y la muerte: ambos no pueden coexistir en la misma persona.

O hay una luna o la otra luna.

Cuando el pánico se ha apoderado de ti, está hecho. No hay apelaciones ni razonamientos que hacer. Tu mente ya no funciona y no funcionará hasta que este demonio haya decidido dejarte.

Sólo hay una manera de vencer el pánico, y eso es hacer

algo antes de que el miedo se convierta en pánico. Después de eso será demasiado tarde.

En el capítulo dedicado a los modos típicos de un ataque, te expliqué el hecho de que los ataques no suelen ocurrir de la nada, sino seguir un script repetitivo, que caracteriza a cada tipo de atacante.

También dijimos que el ataque de un atacante. se vuelve menos probable si la víctima designada adopta el grado correcto de atención al contexto, lo que le permite adoptar las tácticas de escape/salida apropiadas o disuasión.

El miedo, como la violencia y como todos los males del mundo, puede ser tratado más fácilmente en una etapa temprana, cuando todavía se enfrentan.

Si esperas demasiado, y demasiado en nuestro caso puede significar unos segundos, ya no podrás detener la violencia ni el pánico.

Si has desarrollado la sensibilidad correcta al contexto en el que vives, no será difícil para ti captar el peligro cuando todavía está a una distancia relativamente segura para ti.

Ahora es el momento de hacer algo. Ahora o nunca y si puedes escapar, hazlo. Todo el rato.

Si no puedes escapar, tienes que lidiar con la situación: hemos hablado mucho sobre cómo a menudo puedes manejar un peligroso encuentro con técnicas de desescalamiento y disuasión.

En otros casos tendremos que elegir si defendernos o sufrir la iniciativa del otro.

Pero antes que nada, llegar a un acuerdo con usted mismo: reconocer su miedo y la llegada de todos sus síntomas físicos, soportarlos y actuar a pesar de su presencia.

Pero antes que nada, respira.

Aprende a reconocer el efecto del miedo en la respiración y actúa conscientemente en la dirección opuesta: respira lentamente, con el abdomen y exhala lentamente, tomando un pequeño descanso antes de respirar de nuevo.

Al hacer esto, ten cuidado de alejar lúcidamente los pensamientos de peligro o muerte que aparecen en tu mente: “Estoy en problemas…”, “aquí termina mal…”

Reemplácelos con pensamientos positivos como “Estoy tranquilo…”, “todo está bien…”, “Me saldré con la suya…”

Lo creas o no, el contenido de tu pensamiento afecta tu cuerpo, tu psique, bloquea el aumento incontrolado del miedo y evita el pánico.

Sigue respirando lentamente, y si puedes, sigue pensando positivamente incluso cuando tu atacante potencial te hable, sube y te estudias.

Tu mente será brillante, tu cuerpo menos rígido y los reflejos listos para romper si es necesario.

Lo más probable es que, si el otro te va a atacar, se dará cuenta de que tiene delante de él a una persona capaz, atenta, auto-maestra.

Temiendo una reacción, empezará a preocuparse, y presumiblemente abandonar la acción.

El típico agresor de nuestros días, casi siempre busca una víctima y no una pelea.

El comportamiento asertivo, especialmente en el lenguaje corporal, es sin duda un elemento disuasorio eficaz.

¡Escucha tu miedo y actúa!

Andrea

What do you think?

Written by Andrea

Instructor and enthusiast of Martial Arts and Fight Sport.

- Boxing / Muay Thai / Brazilian Jiu Jitsu / Grappling / CSW / MMA.
- Self Defence / FMA / Dirty Boxing / Silat / Jeet Kune Do & Kali / Fencing Knife / Stick Fighting / Weapons / Firearms.

Street Fight Mentality & Fight Sport! State Of Love And Trust!

Other: Engineer / Professional Blogger / Bass Player / Knifemaker

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *