in ,

Los rituales de atacar un asalto

Italiano Inglés Español Portugués, Brasil

fighting-2 Los rituales de atacar un asalto

Los rituales de atacar un asalto.

Luchar entre hombres tiene un patrón preciso, y una pelea o asalto callejero, nunca son realmente un evento aleatorio.

La violencia casi siempre se manifiesta según un ritual que se repite como tal y que desde que el hombre existe.

Conocer este ritual es una ayuda indispensable para reconocer el peligro en el tiempo y actuar antes de que sea demasiado tarde.

Los documentales animales nos han mostrado todo sobre los rituales de lucha de tigres, leones, lobos, rinocerontes y todo tipo de mamíferos, reptiles, insectos o aves en la faz del planeta.

Sin embargo, increíblemente, se pasan horas estudiando animales mientras que en cuáles son los patrones hechos por el hombre en casos similares, cuando el conflicto entre tales conduce a la confrontación física hay muy poco aparte de las noticias fragmentarias y en gran medida inexactas que los medios de comunicación nos informan.

Videos de vigilancia e imágenes de rituales de ataque

Hoy en día, gracias a la difusión de teléfonos móviles y cámaras de vigilancia, hay mucho más material para estudiar, aunque a menudo es sangriento y que muestra violencia que a menudo es increíble por razones triviales, o por robos de unos pocos euros, o simple sadismo.

Si llegas al canal Expert Fighting Tips Telegram encontrarás varias películas, así como un grupo cerrado en Facebook donde hay cientos de películas.

Es obvio para todos la importancia de saber más, porque puede marcar la diferencia entre salir con seguridad o evitar quedar atrapado en una situación de este tipo.

El análisis de películas y casos prácticos le permite crear análisis tanto de la acción como del comportamiento que le permite tener estadísticas más precisas.

No son una certeza, pero si quieres construir entrenamientos basados en la realidad tienes que tenerlo en cuenta.

Si, por ejemplo, estás discutiendo animadamente con un chico sobre un problema de estacionamiento, sería importante saber que estás a cinco segundos de ser golpeado en la cara, pero muchos no lo saben y van en hiperterritis hacia una pelea.

La inprevención de las personas en este sentido es total y se puede ver por qué se meten en problemas increíbles para cuestiones triviales que podrían haberse evitado.

No hace falta decir que hay una falta de presencia policial, de tener leyes más estrictas, de exigir más seguridad, cuando los ciudadanos de a pie parecen completamente incautos frente al peligro, hasta el punto de meterse en problemas por la credulidad pura y simple, la presunción.

img_3021 Los rituales de atacar un asalto

Aprender sobre los comportamientos en los rituales de ataque

Aprender a conocer y reconocer comportamientos riesgosos,tanto el suyo como el posible atacante, representa el primer paso concreto hacia una prevención eficaz:

Necesitas conocer y reconocer las señales y comportamientos que debes evitar.

Aunque los incidentes de violencia a veces nos parecen carentes de lógica, en realidad este no es el caso.

La violencia se repite de esta manera durante milenios, según un guión bien conocido y archino de los cuales a menudo nos negamos a tomar nota, adolyving nosotros mismos en la presunción de vivir en una “sociedad civil” con un orden establecido que supervisa nuestro sueño.

No hay muchos estudios de campo relacionados con los rituales agresivos del hombre, pero se ha hecho algo y si creo que la gente debe ser educada al respecto.

En particular, a continuación puede encontrar algunas ideas importantes del trabajo realizado por Geoff Thompson y Keith Kernspecht cada uno por su cuenta y con su propia metodología que analizó los barrios bajos de sus ciudades con el fin de contar lo que sucede antes y durante un asalto.

KernSpecht escribe:

“He investigado el comportamiento violento de animales y hombres. Mientras que los demás fueron a los bares para emborracharse o ir tras las mujeres, yo, ya un estudiante de secundaria y un estudiante de policía, se sentó con un vaso de jugo de naranja y un bloc de notas en lugares donde a menudo había peleas, con el fin de observar el comportamiento masculino de “defensa del territorio”. […] En el curso de mis estudios, a menudo me he encontrado con rituales que se remontan a miles de años atrás y que cualquier luchador callejero sabe inconscientemente. Estos rituales atáavos determinan el curso inmutable de la mayoría de los encuentros físicos. Conocerlos significa conocer a los demás tú mismo”.

El trabajo de KernSpecht describe sobre todo el tipo de agresión que proviene de conocer a ciertos machos cerveceros que, parece entender, en Alemania son bastante frecuentes.

effetto-domino-seguito-proseguire-cadere-continuare-conseguenza Los rituales de atacar un asalto

Según KernSpecht, tal agresión (situación típica del bar) tiene lugar en cuatro fases rituales típicas:

1 – La fase visual en los rituales de ataque

Por ejemplo, estás en un bar y tu mirada está fija en un tipo sentado en la mesa de enfrente.

El look dura unas décimas de segundo también y, como resultado, eso se levanta y te hace la pregunta habitual “¿Qué estás mirando? ¿Nos conocemos? ¿estas?…

y automáticamente te encuentras en el segundo nivel de escalada, porque estás sorprendido y no piensas en palabras adecuadas.

 

2 – La fase verbal (la entrevista) en los rituales de ataque

Si no concibas algo de inmediato para calmar la situación (“Lo siento, te confundí con otro…“) el guión podría seguir así:

“Peroyo… No te estaba mirando…” te das cuenta de que tienes miedo, tu voz se vuelve delgada y tartamudeando. Mientras tanto, el otro se acerca amenazantemente “Str… ¡O! ¿Me estás jodiendo? Qué… o tenías que mirarme?…

Acercarse se vuelve más furioso con cada palabra: las venas se hinchan, la barbilla baja, las pupilas se dilatan y se mueven a izquierda y derecha.

 

3 – La fase de empujes y tomas en los rituales de ataque

“¿Quieres vencer en un poco de una paliza? Pero voy a romperte la cu. ¡¡O!! …”

Se puede oler su aliento, que ahora está muy cerca, está paralizado ante este brote de violencia desmotivado.

El individuo en frente está loco, hinchado de adrenalina, casi ya no escuchas sus insultos porque empezó a empujarte, tratas de decir algo y retrocedes mientras eso te sigue empujando, sigues siendo un empujón que te hace golpear contra la pared.

No puedes volver atrás, la confrontación física es inevitable.

 

4 – Acto final en rituales de ataque

Aquí viene la primera bofetada, luego otra.

No tiene el valor de levantar los brazos por miedo a empeorar las cosas, pero inmediatamente viene un cabezazo en su cara, luego una rodilla, un puño.

Se derrumba al suelo, mientras que el otro patea, antes de irse.

Toda la escena duró menos de veinte segundos.

 

Objeción en rituales de ataque

Se puede objetar que esta descripción parece referirse a un solo tipo de agresor, el del asombroso que busca la violencia por el único bien de hacerlo.

Por supuesto, este no es el único tipo de agresor posible y tal vez no el más probable.

Las agresiones tienen lugar, además de la búsqueda de violencia, robo, resentimiento, motivos políticos, violación y más.

En realidad hay muchos tipos de atacantes (hice un post específico sobre esto) y todo el mundo utiliza un ritual diferente antes de golpear, esto es porque su propósito es diferente, violencia sexual, robo, agresión, sadismo.

El ladrón callejero, el ladrón de calles, adopta un ritual “cubierto” que implica en las primeras etapas la elección del lugar propicio, la identificación de las personas más vulnerables y atractivas y sólo después de que pasa a las siguientes etapas, que puede prever tanto una “entrevista” verbal (con el propósito de distraer a la víctima o intimidarla), así como un ataque repentino sin ningún antes.

Entonces considere que no actúan solos y si están solos definitivamente están armados con un arma para usarlo como una amenaza.

Estos criminales no operan tan descaradamente como el asombroso descrito por KernSpecht, sino que actúan de una manera furtiva usando el engaño y explotando la vulnerabilidad, psicológica o ambiental, de la víctima.

La entrevista en rituales de ataque

La fase verbal(entrevista)de un ladrón, de un violador, puede ser amable en la forma, aparentemente al azar en las formas y el pretexto: “Lo siento, puedes decirme el tiempo?…”, “Tienes que encender?…”

Pero ese no es el caso!!

Es un enfoque“exploratorio”para entender si la víctima no está mentalmente preparada para reaccionar (en la jerga “código blanco”), o para provocar una caída en la atención por parte de la víctima elegida con el fin de tener la mayor oportunidad de éxito.

La fase de empujes y amenazas puede ocurrir inmediatamente después de una manera repentina y violenta: “sin dinero… ¡Ahora mismo!” “Dame tu billetera o te voy a matar!! …”

img_0483 Los rituales de atacar un asalto

Este repentino brote de violencia está destinado a provocar la parálisis de adrenalina en la víctima:

la sorpresa, la percepción repentina y brutal del peligro, casi siempre hace que la incapacidad reaccione por parte de quienes lo sufren.

Según
Geoff Thompson,
cuanto mayor sea el crimen, más elaborado será el engaño en el que el agresor atrae a su víctima.

En un momento Thompson informa del caso de un asesino en serie, John Cannan, quien envió a sus víctimas designadas (generalmente mujeres) ramos de flores, champán e invitaciones a la cena, antes de violarlas y matarlas.

En el otro extremo del día, sin embargo, están la calvicie descrita por KernSpecht, personajes incapaces de profundizar en tales refinamientos, que manifiestan su acusación de violencia desde el primer momento.

Lo único que une a todo tipo de agresión es la reducción progresiva de la distancia, psicológica y física, por parte del atacante.

Sea cual sea el método empleado, una “entrevista” verbal y amenazante o un enfoque educado y pretencioso, el villano quiere y trata de acercarse a usted sin que te des cuenta demasiado.

El propósito de la llamada fase verbal es cuidar de tu mente para buscar respuestas sensatas a lo que se te está diciendo en ese momento y mientras estás tan ocupado, es muy fácil que no te des cuenta de que el agresor se ha acercado a ti, muy cerca.

En este punto defender se vuelve muy difícil, porque un ataque repentino no le da tiempo para reaccionar.

 

Las cuatro “D”

Según
Geoff Thompson,
el ritual de ataque de un matón habitual sigue un guión bastante reconocible, en el que aparecen los ingredientes ejemplificados en las cuatro “D”:

Diálogo – Engaño – Distracción – Destrucción

(Diálogo, Truco, Distraer, Destruir) que implican tanto el lenguaje de la “calle” como el lenguaje corporal.

Un golpeador regular muy a menudo le dirá a su víctima una frase como“No quiero luchar…“, por lo que atacará de una manera repentina y feroz, poniendo el KO desafortunado en un momento, usted entiende bien que va a pretender hacer las paces.

Una vez más, el enfoque debe estar principalmente en mantener la distancia.

Si el otro dice“No quiero problemas…” y se queda donde está o se va, la amenaza probablemente no es tan grave.

Pero si eso dice“No quiero discutir…”o frases como esa y viene hacia ti, tienes que ponerte en alerta roja y prepararte para lo peor.

Mi consejo, huir o atacar primero inmediatamente!!

En resumen, leer estas líneas es fácil para usted tener la idea de que el atacante de la calle moderna es un cobarde sin honor y reglas.

¡¡Sí!!

De hecho, lo es, en el sentido de que casi nunca te encuentras con un oponente que te desafía a un duelo con honor.

Si es posible, el atacante te golpeará en la espalda o si está cara a cara contigo, tratará de golpearte con engaño.

Los matones habituales, como ladrones, violadores y ladrones, no son una excepción y también adoptan un ritual de ataque basado en gran medida en la disimulación.

Este es un ejemplo típico:

Se elige el lugar adecuado, un entorno aislado o por el contrario un lugar de fuerte tránsito, como un centro comercial o una calle de tiendas.

Aquí se explora el entorno en busca de una víctima, es decir, una de esas personas en “código blanco”, o en un estado de desventaja física o ambiental.

Si el lugar lo permite, el ataque tiene lugar inmediatamente, de lo contrario el criminal sigue a su víctima (acoso) hasta que el objetivo aumenta su vulnerabilidad mental o ambiental, por ejemplo entrando en un estacionamiento abandonado o una calle poco frecuente.

Si la víctima es seguida por un centro comercial al estacionamiento, el atacante a menudo espera a que el atacante comience a poner los comestibles en el maletero del coche, o ataca cuando intenta entrar en él.

De hecho, es precisamente en uno de estos momentos que incluso suelen estar atentos a las personas bajan la guardia.

En este punto, una vez que se ha obtenido la ventaja ambiental y si el agresor lo considera necesario, la llamada “entrevista” puede tener lugar, cuyo único propósito es como siempre evaluar mejor a la víctima y desviar su atención antes del ataque repentino.

Es en esta etapa que una lectura del lenguaje corporal puede porteminablemente porteminencia la inminencia de un ataque.

Ni siquiera los atacantes más endurecidos, de hecho, pueden disfrazar completamente los efectos de la adrenalina en su cuerpo:

  • una ligera palidez,
  • pupilas dilatadas y móviles para contrarrestar el efecto del túnel,
  • un ligero temblor,

Tienen que advertirte que un asalto está a punto de ocurrir.

En algunos casos, si el villano se da cuenta de que la sorpresa ha fracasado, y el otro está en el que va allí, también puede detener su ritual de ataque y renunciar a buscar una víctima más vulnerable.

Una vez completada la fase de aproximación, el bandido puede decidir atacar o simplemente amenazar a su víctima.

A menudo el ladrón simplemente amenaza verbalmente, haciendo hincapié en la amenaza con un arma y / o la presencia de cómplices.

La esperanza del villano es que la adrenalina paralosa, que casi siempre se apodera de la víctima, es suficiente para terminar la acción.

En estos casos, la amenaza se repite más agresivamente causando a la víctima más shock de adrenalina.

En otros casos, sin embargo, el ladrón ataca intencionalmente, a veces sin excesiva ferocidad, con el único propósito de seguir aterrorizando, a veces brutalmente, con el fin de aturdir a la víctima, con el fin de “aligerar” con facilidad.

Así que frente a un comportamiento tan torpe y engañoso, la capacidad de leer el lenguaje corporal del oponente se vuelve de suma importancia, para adivinar las señales de advertencia en un ritual de ataque.

Vamos a resumir aquí el más importante de este esquema:

Pupilas dilatadas y móviles

Incluso los matones habituales experimentan antes del ataque, una cierta liberación de adrenalina en la sangre.

Esto resulta en su percepción visual como un
“efecto de túnel”,
o pérdida de la visión periférica.

Este efecto significa que usted necesita mover los ojos a izquierda y derecha con el fin de detectar si testigos, policías u otros “disturbios” llegarán a la escena.

img_3226 Los rituales de atacar un asalto

Otras manifestaciones de la adrenalina

Como ya les he dicho, estos efectos son difíciles de ocultar incluso por personas acostumbradas a la violencia.

En el retazo a un ataque, es probable que se manifieste, además de la dilatación de las pupilas, palidez en la cara, imitación facial inexpresiva y tensa y una ligera rigidez en los movimientos, en un intento de ocultar el temblor de adrenalina de las manos o los brazos.

La voz también puede sufrir alteraciones, y es probable que justo antes de golpear, el otro mutiny repentinamente o responde a las monosílabos.

 

Esconde tus manos

Si el atacante lleva un arma, tratará de mantenerla oculta hasta el último momento y en este caso la mano que sostiene el arma estará oculta, en su bolsillo o detrás de su espalda.

Así que si una o ambas de las manos del otro no son visibles tenga cuidado.

Algunos atacantes no esconden sus manos, sino que giran la palma hacia atrás para ocultar un cuchillo o, con el mismo propósito, sostienen la mano armada cerca del muslo para ocultar la hoja.

Como se puede ver, por lo tanto, no hay un solo ritual.

 

Conclusiones

Conocer estos rituales incluso a golpes anchos es un elemento fundamental si quieres organizar un programa de prevención personal que tenga un mínimo de efectividad pero conocer los rituales sirva especialmente si eres capaz de reconocerlos en las primeras etapas, para no sorprenderte más bien anticiparte a atacar o huir.

Incluso si logras evitar ser colocado en situaciones de desventaja ambiental, es posible que te encuentres atrapado en alguna situación en riesgo, representado por las fases visuales y verbales de las que hablamos anteriormente tal vez porque discutiste a tu amigo o a tu novia, etc.

En tales situaciones, en la mayoría de los casos es posible salir de estas situaciones adoptando rápidamente técnicas de desescalamiento,gestión a distancia o medidas posturales que dejó claro, en la lógica de un mensaje asertivo,a un atacante potencial, que “no es el caso” continuar.

Si fallas, y es probable que esto suceda dado el muy poco tiempo disponible para actuar, la única alternativa a sufrir una paliza o robo, podría ser una reacción inmediata y violenta, tienes que sacar tu lado “bajo”.

En este caso, sin embargo, no se puede volver atrás y nada es más seguro, lo único que tienes que pensar es llevar a casa tu piel.

Street Fight Mentality

Andrea

Italiano Inglés Español Portugués, Brasil

What do you think?

1011 points
Upvote Downvote

Written by Andrea

Instructor and enthusiast of Martial Arts and Fight Sport.

- Boxing / Muay Thai / Brazilian Jiu Jitsu / Grappling / CSW / MMA.
- Self Defence / FMA / Dirty Boxing / Silat / Jeet Kune Do & Kali / Fencing Knife / Stick Fighting / Weapons / Firearms.

Street Fight Mentality & Fight Sport! State Of Love And Trust!

Other: Engineer / Professional Blogger / Bass Player / Knifemaker

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Muay Thai

Un entrenamiento Muay Thai que se puede hacer todos los días o cuando estás de vacaciones!

propiedad maxresdefault-18

Análisis de contexto en agresiones